El presidente Trump considera actualmente un plan para imponer un arancel del 25% sobre las importaciones chinas, valuadas en $200 mil millones de dólares, más del doble de lo que había propuesto inicialmente, adelantó una persona informada sobre el asunto.

Las deliberaciones podrían ser una señal de que el primer mandatario busca intensificar la presión en el enfrentamiento comercial con Beijing, incluso si ello aumenta significativamente los costos en una amplia gama de productos para los consumidores estadounidenses.

Haga clic aquí para leer el artículo.