Jon Coupal

En esta temporada de accion de gracias, los contribuyentes de California tiene razones para tomar una pausa cuando se les pregunta de qué están agradecidos. Tomando en cuenta los costosos planes de la legislatura y el gobierno recién elegidos, puede ser que los contribuyentes están muy agradecidos por el hecho de que el estado aún no ha construido un muro que rodea al estado para evitar que se vayan.

Después de 2017, cuando los legisladores promulgaron nuevos impuestos que incluían un
aumento anual de impuestos de $5.2 mil millones sobre la gasolina, diesel y registro vehiculos, asi como un nuevo impuesto sobre los documentos registrados. El 2018 vio todos los esfuerzos de la legislatura para aumentar los impuestos derrotados por los defensores de los contribuyentes.

Estamos agradecidos de que el primer impuesto sobre el agua potable fue derrotado.

Estamos agradecidos por el derrotó del impuesto sobre los fuegos artificiales, y de que el esfuerzo para reactivar el “impuesto del bocadillo” no tuvo éxito.

Estamos agradecidos de que se haya archivado la propuesta de imponer un impuesto a las ventas por servicios.

Estamos agradecidos de que casi un millón de votantes firmaron peticiones para derogar el impuesto a la gasolina y los automóviles. Por supuesto, la mala noticia es que la revocación del impuesto a la gasolina recibió un nuevo título del fiscal general Xavier Becerra que eliminó las palabras “revocación del impuesto al gas” de la boleta, engañando a los votantes.

Las decepciones adicionales para los contribuyentes en los resultados de las elecciones de noviembre incluyen a los progresistas ganadores de las mayorías tanto en la asamblea como en el senado estatal. El gobierno de partido único de California ahora puede aprobar aumentos de impuestos sin la necesidad de un solo voto del partido de la oposición. Esto seguramente aumenta la probabilidad de que los contribuyentes se vean arrollados por todos los aumentos de impuestos que se derrotaron en 2018 y que serán resucitados en 2019.

Una amenaza aún más grande puede aparecer en la forma de enmiendas constitucionales propuestas que emanan de la legislatura.

Las mayorías en ambas cámaras permiten que el partido en el poder coloque estas resucitadas iniciativas en la boleta electoral, una vez más, sin la necesidad de un solo voto republicano. Una vez que ya sea puesta en la boleta electoral, las medidas solo necesitan una mayoría para ser aprobadas. Mientras que la Proposición 13 sigue siendo muy popular, los defensores de los contribuyentes podrían ser llevados al límite si se enfrentan con múltiples propuestas de enmienda constitucional contra el contribuyente. En la última década, estos se han detenido con éxito antes de ser aprobados por las dos cámaras de la legislatura. Pero ahora, es probable que las siguientes propuestas no sean bienvenidas en el capitolio: reducir el umbral de voto a nivel local para aprobar los bonos y los impuestos a las parcelas de dos tercios- como lo exige la Proposición 13- a 55 por ciento o incluso menos; imponer mayores impuestos a la propiedad de las empresas; trayendo de vuelta el impuesto de bienes y regalos; restringir la capacidad de los propietarios para transferir el valor del año base de la Proposición 13 a una nueva residencia; y el debilitamiento de la Proposición 218- la ley del derecho al voto sobre los impuestos- que limita la medida en que los gobiernos locales pueden imponer diversas tarifas, cargos y evaluaciones a la propiedad.

Dada la lista de costosas promesas hechas durante la campaña electoral, además del masivo pasivo de pensiones no financiadas que ya cargaba al estado, los impuestos más altos son casi una certeza en los próximos dos años. Los californianos actualmente pagan algunos de los impuestos estatales y locales más altos de la nación, pero no es suficiente para mantenerse al día con el gasto de los políticos que han sido elegidos para dirigir el gobierno.

Sin embargo, los contribuyentes de California pueden agradecer este día de acción de gracias por el hecho de que aún tienen el poder de la iniciativa y el retiro. Si pueden conservarlo.