Jon Coupal

A nivel superficial, las cosas se ven bastante bien en California. Claro, tenemos grandes problemas con los incendios forestales y otros desastres periódicos, pero las finanzas del estado se han recuperado con fuerza desde las profundidades de la recesión. De hecho, el gobernador Brown ha intentado a vender repetidamente el superávit multimillonario y el presupuesto equilibrado del estado.

Pero evaluaciones objetivas de expertos gubernamentales y académicos han advertido sobre aspectos preocupantes de la situación financiera del estado. Estos incluyen megaproyectos que no podemos pagar, obligaciones de pensiones sin fondos en cientos de miles de millones de dólares, un gobierno estatal que crece mucho más rápido que la población y la inflación combinadas y un sistema político disfuncional.

Un análisis detallado revela que California es como un hogar con una nueva capa de pintura pero con una base desmoronada. Puede parecer bonito, pero hay serios problemas que no son evidentes.

Una área donde existe un abismo entre la apariencia superficial y la realidad se encuentra en las estadísticas laborales de California. Aquí nuevamente, en la superficie, la tasa de desempleo de 4.2 por ciento del estado se ve muy bien, y lo es. Durante las profundidades de la recesión, el estado alcanzó un porcentaje alto de desempleo de 12.2 por ciento y miles de californianos sufrieron. No se puede negar que hemos visto una gran mejora.

Pero hay métricas más allá de la simple tasa de desempleo que debe tomarse en consideración para comprender completamente la salud de la fuerza de trabajo de California. Un informe reciente del Centro de Empleo y Economía de California tiene noticias preocupantes: “La fuerza de trabajo de California creció solo por 16,922 durante los 12 meses que se finalizaron en julio de 2018, o un crecimiento de 0.1 por ciento. Los Estados Unidos en conjunto creció 1.8 millones- una expansión del 1.1 por ciento.” En otras palabras, la fuerza de trabajo de California parece haber tocado fondo, algo inusual dada la fortaleza de la fuerza nacional.

Cuando se estaba saliendo de la recesión, California era una máquina de creación de empleo. De hecho, durante muchos trimestres producia mas empleos que potencias económicas como Texas. Pero algún contexto es necesario aquí. Debido a que California fue más duramente golpeada en la recesión, básicamente no teníamos adónde ir mas que arriba. Esto dio la apariencia de que California estaba superando a otros estados en el crecimiento del empleo cuando, en verdad, tenia mas terreno para compensar.

Algunos otros datos del Centro de California son igualmente preocupante, como el hecho de que no estamos creando empleos tan rápido como lo éramos cuando estábamos saliendo de la recesión: “Entre julio 2017 y julio 2018, los datos de la Oficina de Estadística Laborales muestra que el número total de empleados en California aumentó por 120,600 (ajustados estacionalmente), o el 4.9 por ciento de las ganancias netas totales de empleo en este periodo para los Estados Unidos. Basado en el number de los totales, California cayó al 5 lugar detrás de Texas (que tiene una población civil en edad de trabajar tan solo 69 por ciento del tamaño de California), Florida (55 por ciento), Massachusetts y Georgia. Medido por el cambio porcentual en el empleo durante el año, California cayó al 36 más alto. Ajustado para la población en edad de trabajar, California también cayó al puesto 36.”

Además, existe una gran preocupación por los tipos de empleos que se están creando: “Casi la mitad (48 por ciento) del crecimiento neto de empleos desde la recesión ha estado en las industrias con salarios más bajos. Para los 12 meses que terminaron en julio 2018, las industrias con salarios más bajos representaron más de un cuarto (28 por ciento) de nuevos empleos, mientras que los empleos de clase medio produjeron más de un cuarto (30 por ciento) ya que los niveles de construcción permanecieron más altos en comparación con años anteriores.”

Inmersión en los números de empleo no es tan emocionante para el votante promedio, peros es importante porque California necesitará una fuerza de trabajo creciente que compartirá la carga de pagar el nivel prodigiosos de la deuda del estado, particularmente todas las obligaciones a las pensiones en que nuestros políticos nos han comprometido. Como se explica en el informe del Centro de California: “Mientras que los trabajadores en otros lugares continúan regresando a la fuerza de trabajo, la continua tasa baja de California tiene implicaciones para el crecimiento futuro en el estado, incluida la capacidad de mantener la expansión de empleos ya que hay menos trabajadores disponibles y los efectos continuados en los presupuestos estatales y locales para un mayor gasto en programas sociales en comparación con otros estados.”

Traducido, esto simplemente significa que necesitamos más personas que trabajan en empleos bien remunerados si California espera evitar la insolvencia.