Génesis 3:19 dice: “Te ganarás el pan con el sudor de TU frente”.

Pero desafortunadamente para un grupo de personas con intereses políticos y especiales, esta frase cambio a ser: “Te ganaras el pan con el sudor del DE enfrente.”

Esto es lo que intentan hacer los corruptos que viven al costo de los trabajadores honestos que buscan el sustento para sus familias con todo su esfuerzo. Pero el ser humano se caracteriza en estos tiempos en usar su intelecto para vivir sin trabajar, o intentar vivir con el sudor de los demás.

Los sindicatos que se formaron para defender el trabajador, pasaron a ser parte opresora y en buscar la forma de explotar el salario del trabajador, obligándolos a pertenecer a su gremio aun en contra de su voluntad.

El concepto de una unión permite identificar a una agrupación de gente trabajadora que se desarrolla para defender los intereses financieros, profesionales y sociales vinculados a las tareas que llevan a cabo quienes la componen. Se trata de organizaciones de espíritu democrático y justiciero que se dedican a negociar las condiciones de trabajo y contratación con quienes dan empleo.

Lamentablemente éste ya no es el propósito principal de estos sindicatos. La razón principal del cambio tan extremo es que estas organizaciones ya no están administradas por líderes laborales y ni por las mismas personas que trabajan arduamente en los diferentes empleos. Las uniones se han convertido en un puente para la riqueza y poder político.

Los jefes sindicales ganan cientos de miles de dólares en salarios y beneficios, pagados por las cuotas y multas de los mismos miembros y trabajadores que originalmente necesitaban protección y ayuda. Y por otro lado los políticos partidistas e izquierdistas corruptos que, por una simple donación monetaria de las uniones, venden sus principios, valores y morales de servicio público.

Por todas estas y muchas otras razones es que vemos como ha resultado el siglo 21 con los reportes más bajos en sindicalización y con la mayoría de peticiones laborales a favor de retirar la certificación y sacar a las uniones locales. Es muy simple, cuando un producto o servicio no funciona, no da resultados y no beneficia a su consumidor, es cuando el cliente decide cancelar y dejar de pagar y gastar su dinero, que con mucho trabajo y sudor se gana cada día.

Sobre el Autor

Jesse Rojas es un activista de los derechos de los trabajadores agrícolas de California. El portavoz de Pick Justice y www.pickjustice.com. Rojas es un amante de la libertad, adicto a la política y comentarista de noticias laborales y políticas. El también comenzó el primer programa de radio conservador en español del Valle Central llamado Mi América En La Radio. Rojas también es el Director Ejecutivo de The Redd Group, LLC una compañía que ofrece asesoría en relaciones laborales, recursos humanos, relaciones publicas y consultoría política.