Jon Coupal

Esta semana, los grupos de interés progresivos anunciaron que tenían suficientes firmas para calificar una iniciativa, que es un ataque directo a la Proposición 13, en la boleta de votación del año 2020. Específicamente, esta iniciativa llamada “split roll” aumentaría los impuestos a la propiedad de los propietarios de propiedades comerciales por $11 mil millones cada año, de acuerdo con los patrocinadores. Debido a que muchos dueños de pequeñas empresas alquilan sus propiedades comerciales a través de arrendamientos, también estarán sujetos a aumentos radicales en el costo de hacer negocios. 

Aunque en noviembre habrá elecciones estatales, la medida “split roll” no aparecerá en la boleta de votación hasta el año 2020 porque los proponentes, ya sea intencionalmente o no, no presentaron las firmas a tiempo para la boleta de votación del 2018. Dicen que anticipan una mejor participación electoral en dos años, lo que en sí mismo puede ser una ilusión. Ben Grieff, un organizador comunitario del grupo ultra-progresivo Evolve, también dijo que las elecciones posteriores serían necesarias para prepararse para “una larga campaña de dos años” y que “necesitamos todo eso para educar a la gente.”

Bueno, educar a las personas acerca de la Proposición 13 corta en ambos sentidos. Y si las campañas pasadas y las encuestas son una indicación, cuanto más aprendan los californianos sobre la Proposición 13, más les gusta.

Comencemos la lección de hoy con una descripción general de una clase a la que llamaremos “Por qué la Proposición 13 es buena para California”. Estos son los beneficios en pocas palabras.

La Proposición 13 limita la tasa de impuestos sobre todos los bienes inmuebles en California al 1 por ciento. Aumentos en el valor imponible de la propiedad- a menudo referido al “valor tasado”- están limitados al 2 por ciento por año. Esto previene la sorpresa para los propietarios cuando abren sus facturas de impuestos en comparación con la factura del año anterior. La propiedad se reevalúa a su valor total de mercado cuando se vende. Este sistema de impuestos a la propiedad beneficia a los propietarios, porque la Proposición 13 hace que los impuestos sean predecibles y estables para que los propietarios puedan estimar los impuestos y permanecer en sus hogares.

Los inquilinos se benefician porque la Proposición 13 hace que los impuestos a la propiedad sean predecibles y estables para los propietarios de propiedades de alquiler residencial, y esto ayuda reducir la presión sobre los alquileres. Si uno cree que la actual crisis de vivienda en California esta mala ahora, imagine lo alto que serían las rentas si los propietarios de la propiedad fueran forzados a pasar sus factura de impuestos más altas a sus inquilinos. En verdad, la Proposición 13 aumenta la probabilidad de que los inquilinos también pueden experienciar el sueño Americano de ser propietarios de una vivienda.

Los propietarios de negocios, especialmente los propietarios de pequeñas empresas, se benefician porque la Proposición 13 hace los impuestos de negocios predecibles y ayuda a los propietarios a presupuestar e invertir el crecimiento de sus negocios. Esto ayuda a crear trabajos y mejora la economía. California ocupa el último lugar entre los 50 estados en negocios de clima por la revista CEP cada año durante más de una década. La Proposición 13 es uno de los únicos beneficios de hacer negocios en California.

El gobierno local y las escuelas se benefician porque la Proposición 13 brinda una fuente de ingresos confiable, estable y en crecimiento. Incluso cuando los valores de las propiedades disminuyen, los ingresos por impuestos a la propiedad continúan creciendo. De hecho, algunos condados en California realmente vieron aumentos año tras año en los ingresos por impuestos a la propiedad a pesar de la disminución de los valores de mercado durante la gran recesión. Es importante notar que a pesar de la Proposición 13, California sigue siendo un estado de altos impuestos a la propiedad. Somos significativamente más altos que el promedio en las recaudaciones de impuestos a la propiedad per cápita.

Los vecindarios se benefician de la Proposición 13 debido al hecho de que ayuda a estabilizarlos, ya que los residentes ya no son forzados a irse por los aumentos de impuestos que no se pueden pagar. De hecho, mantener los vecindarios intactos fue una de las razones fundamentales que la Corte Suprema de los Estados Unidos citó cuando rechazó un desafío a la Proposición 13 en 1992.

Curiosamente, los defensores de la Prop. 13 tienen algo en común con aquellos que desean debilitarlo o derogarlo. Es decir, ambas partes creen que una mayor educación de los votantes beneficiará a nuestros respectivos campos. Pero a diferencia de los grupos progresivos de impuestos y gastos como Evolve, tenemos tanto historia como sentido común de nuestro lado.