October 4, 2017 Comentarios

¿Los contribuyentes volverán a confiar en el Partido Republicano?

Jon Coupal  22, de Septiembre de 2017

El partido republicano de California está rápidamente acercando un agujero negro del que no hay
ningún escape. Pero en lugar de cambiar la ruta y apelar las necesidades y aspiraciones de los
californianos promedio, la respuesta por parte de algunos republicanos en la legislatura es correr
rápidamente hacia el abismo, apoyando políticas que castigan a la clase media.
Solo un cuarto de todos los votantes en California están registrados como republicanos, pocos
más que aquellos que se declaran sin preferencia de partido. En la legislatura, menos de un tercio
de los legisladores en cada cámara son republicanos.
Hubo un tiempo donde hasta algunos demócratas en la legislatura apoyaron una economía sana,
derechos a los contribuyentes y la Proposición 13. Si algunos todavía existen, estan
escondiendose debajo de sus escritorios. Durante las dos últimas décadas, el partido se ha
movido a la izquierda y esos en Sacramento ahora están dedicados a servir a los interese del
gobierno (también conocidos como los sindicatos del sector público) la clase con derechos
creciente y residentes ricos de los condados costeros.
Para los contribuyentes, es demasiado fácil criticar a los demócratas tomando en cuenta que han
abandonado a la clase media. Pero los republicanos tradicionalmente se han mantenido a un nivel
mucho más alto cuando se trata de impuestos y responsabilidad fiscal. La pregunta ahora es el
grado en que los contribuyentes pueden confiar en los republicanos.
Con el apoyo republicano, la legislatura de California aprobó varios proyectos de ley derribando
la clase media de California. Primero, fue quizás una de los proyectos de ley más impopulares de
la historia de California, proyecto de ley del senado 1, imponiendo $52 mil millones en
impuestos a la gasolina permanentes y cuotas a los conductores de California. Luego fue el
infame “capa y comercio”, proyecto de ley de la asamblea 398. En unos pocos años, los
conductores podrían estar pagando $1.50 por galón nomas en impuestos y cuotas del clima
cuando se agregan los impuestos altisimos del estado. Por último, pero no menos importante, es
el proyecto de ley del senado 2, parte de la respuesta incompetente y contraproducente de
California para él escasez de vivienda. El proyecto de ley impondría una “tasa de grabación de”
$75 a $225 en todas las transacciones de bienes raíces y generar tanto como $258 millones
anuales. Solo en California un impuestos sobre bienes inmuebles se considerará una respuesta
racional a una escasez de viviendas.
Hay que ser muy claros. Aquellos legisladores que mejor defienden a los contribuyentes siguen
siendo republicanos. Pero, por desgracia, los pocos fieles están siendo manchados por asociación 
con aquellos que les da paso a fuerza superior para la siguiente gran contribución a campañas o
alguna promesa de nombramiento o trabajo con un grupo de presión por un “comité de jugo”.
Tome en cuenta que lo contrario es cierto: algunos legisladores republicanos que se mantuvieron
firme para los contribuyentes fueron castigados y como consecuencia sus asignaciones fueron
revocadas o desterrados a la oficina más pequeña en el capitolio.
El contribuyente promedio comprende lo doloroso que estos aumentos de impuestos son. Pero
probablemente no entienden como políticamente incompetente el liderazgo republicano fue en
conseguir que sean aprobados. Apoyo republicano a aumentos de impuestos permite a
demócratas en distritos (aquellos en las que un republicano tiene la oportunidad de ganar)
marginales votar en contra de los aumentos de impuestos. Estos demócratas ahora pueden
aprovechar de la responsabilidad fiscal aunque sí su voto para el aumento fuera necesario para
ganar todo el mundo sabe que votarían sí. Una y otra vez, el apoyo republicano al aumento de
impuestos permitió alivio a los demócratas en distritos marginales.
Los defensores de los contribuyentes no se alegran de la lenta inmolación del partido
republicano.
La pérdida de cualquier oposición efectiva de un partido minoritario es una pérdida para todos
los californianos. Un proceso fuerte democrático se basa en la competencia de ideas. Por otra
parte, un partido dominante ha llevado a un abuso de poder extraordinario en varias áreas
incluyendo reglas de campana, el cierre de debate y agencias y comisiones injustas para aplastar
la oposición política. La pérdida de un vibrante partido republicano en California va a acelerar la
metamorfosis del estado a una republicana como Venezuela.
En orden de tener una oportunidad contra el poder y el dinero de los demócratas, los
republicanos deben distinguirse en temas cruciales de políticas. Diferente a temas de problemas
sociales- por lo importante que sean- los problemas fiscales del gobierno económico, impuesto
razonable y protección de la Proposición 13 han sido la roca a la que los republicanos han
aferrado sabiamente mientras los cielos políticos de California han cambiado de morado a azul.
Un retorno a estos principios es un primer paso para reparar la reputación dañada del partido
republicano.

Share: