January 29, 2018 Comentarios

Las dos respuestas más perspicaces al presupuesto del gobernador

Jon Coupal                              

La semana pasada, el gobernador Brown lanzó su proyecto de presupuesto del estado para el 2018-19. Sin embargo, son pocos los ciudadanos que ponen atención a cuestiones de finanzas públicas, excepto en el sentido más general. Por ejemplo, los medios informan que el presupuesto está equilibrado o que estamos corriendo un gran déficit y el mundo terminará pronto.

Si la gente ignora las noticias sobre el presupuesto, no se les puede culpar. El proceso es un poco complicado como una coreografía de danza Kabuki en la que cada jugador tiene un papel. En primer lugar, el gobernador propone un presupuesto en enero, luego está la famosa “revision de mayo”, y luego le sigue, con suerte, la aprobación del presupuesto final en el plazo constitucional de junio.

Parte de la danza en enero cuando se lanza el plan inicial es la reacción de los oficiales constitucionales, legisladores y grupos de interés que habitualmente ofrecen algún tipo de cita a los medios de comunicación. Es un espectaculo de perro y pony, pero ayuda a que pueda ser observado entre ahora y la fecha límite de el 30 de junio.

Como se esperaba, los comentarios de los legisladores demócratas y oficiales constitucionales con respecto al presupuesto propuesto fueron positivos dado que el presupuesto del fondo general ha crecido a $132 mil millones- un asombroso 44 por ciento desde que el gobernador fue elegido en 2010. Aun asi, la mayoria de las voces de la izquierda pidió aun mas gasto. Por ejemplo, el tesorero del estado John Chiang dijo “me gustaria seguir aconsejar a él y los legisladores a que continue a invertir más en tres áreas fundamentales para la prosperidad a largo plazo de este estado: la educación superior, vivienda asequible y educación de la primera infancia.”

Los republicanos, por el contrario, quieren mas responsabilidad y preferirían que parte del superávit de este año se devuelva a los contribuyentes. Organismos de defensa fiscal, tales como la Asociación de Contribuyentes Howard Jarvis, expresaron su preocupación por el crecimiento explosivo en el gasto de Medi-Cal, así como los miles de millones en pasivos de pensiones sin fondos.

Dos de las mejores respuestas a la propuesta del presupuesto del gobernador se destacan por razones muy diferentes. El primero es del senador John Moorlach, R-Costa Mesa, el único contador en la legislatura que se ha concentrado en la asombrosa cantidad de deuda pública en California, incluso cuando tenemos presupuestos equilibrados. Su reacción fue una destilación del verdadero estado de la condición fiscal de California: “El gobernador Brown admite que ‘los últimos 5 presupuestos han aumentado el gasto significativamente,’ y esta propuesta de presupuesto no es diferent. Llegando con un gasto un poco menos de $300 mil millones de dólares, la deuda y la pobreza se mantienen en históricos máximos. Lo que es peor, nuestro balances son masivamente cortos y los pasivos sin fondos están en los mil millones de dólares. Nuestros sistemas de pensiones con financiación insuficiente obtendran pagos minimos de $6.2 mil millones para CalPERS y $3.1 mil millones para CalSTRS. Estos costos están directamente relacionados con las políticas que abrazo Jerry Brown hace 40 años durante su primera vez como gobernador. Mientras que el debe ser reconocido por ser sensible a una posible desaceleración económica y debe ser elogiado por aumentar nuestros fondos para dias lluviosos, el ha sido una persona que gasta dinero de manera extravagante en Sacramento.”

La segunda mejor reacción al presupuesto del gobernador es del senador Andy Vidak, R-Hanford, quien reconoció que el presupuesto es solo eso: un presupuesto. No sabremos el verdadero estado de los asuntos fiscales hasta que concluya el debate sobre el presupuesto final en junio. Sin embargo, la forma en que afirmo este hecho obtiene puntos extra por estilo: “Semper in excretia sumus solim profundum variat.” Esta frase en latin se traduce como, “Siempre estamos en mierda; solo la profundidad varia.”

Para los agobiados contribuyente de California, senadores como Moorlach y Vidak traen claridad y verdad a la disfunción fiscal de California.

Share: