September 25, 2017 Comentarios 0 Comments

La legislatura de California abandona la clase media

Jon Coupal

¿Hay alguien que honestamente cre que el abandono completo de la legislatura de California de la clase media no es relacionado con la tasa de pobreza más alta en la nación del estado?

En esta semana pasada se presentó una comparación dura en el estado dorado. En primer lugar, el controlador reportó que los ingresos del impuesto estatal en todas las categorias estan excediendo proyecciones del presupuesto. Específicamente, el estado trajo casi $9 mil millones en agosto, excediendo proyecciones por más de $340 millones. Las tres fuentes principales de ingresos del estado- impuestos personal y corporativo más impuestos de ventas- subieron el año pasado. Mientras que una parte sustancial de este aumento en la actividad económica se puede atribuir a la recuperación de Trump, no se puede negar que California sigue siendo una potencia económica en su propio derecho.

Sin embargo, al mismo tiempo que recibimos estas buenas noticias sobre los ingresos del estado, la oficina del censo de Estados Unidos reportó que más de 20 por ciento de los californianos viven en la pobreza. La “medida suplementaria de la pobreza”, que toma en cuenta el costo absurdo de vivir en California, nos da la tasa más alta de pobreza en toda la nación, mientras todo el resto de la nación ha mejorado.

¿Así es que como es posible que el estado más poderoso económicamente en toda la nación tiene niveles de pobreza que haría a Mississippi sentirse bien? En gran parte, la respuesta se encuentra el la mezcla tóxica de el capitalismo de California con la búsqueda absurda y sin sentido de políticas progresistas. Y ambos estaban en plena exhibición el la semana final de la sesión legislativa de este año.

Pocos proyectos de ley que pasaron durante las últimas horas en el capitolio pueden ser caracterizadas como ayuda a la clase media. Por ejemplo, el proyecto de ley 1250 es completamente para callar a los intereses laborales. Se prohibiría a los condados contratar servicios que son hechos por los trabajadores del condado al menos que cumplan 14 requisitos complicados. Esto haría subir los costos del gobierno del condado- últimamente pagados por los contribuyentes- y dañaria organizaciones sin fines de lucro que proporcionan bajo costos y servicios efectivos a los gobiernos de los condados. Afortunadamente, parece que proyecto de ley 1250 ha sido obstaculizada este año, pero será empujada en 2018.

En una más grande escala, poco se compara con los varios proyectos de ley que se mueven a través de la legislatura para hacer frente a la crisis de la vivienda. Intereses especiales han formado una línea de conga fuera de la oficinas del gobernador y la legislatura para obtener una rebanada del pastel público (horneado, por supuesto, con el dinero de los contribuyentes). En primer lugar, es un bono masivo de viviendas. Tome en cuenta que un bono de $4 mil millones probablemente incurriría $8 mil millones en costos a los contribuyentes después del interés y el costo de la suscripción de bonos (Wall Street ama la deuda de California). En segundo lugar, el labor una vez más quiere que los dólares públicos gastados en vivienda ser sujetos a costosas restricciones laborales como acuerdos laborales de proyecto y requisitos de salario. ¿Quién paga por los costos más altos? Los contribuyentes, por supuesto.

En general, las políticas de la vivienda de California que se persiguen están diseñadas para recompensar a los intereses especial en lugar de aumentar los bonos de la vivienda de forma significativa. Está totalmente perdida en nuestro liderazgo electo que la mejor política de vivienda seria para que el gobierno reduzca las regulaciones que se interponen en el camino de la construcción de viviendas en lugar de aumentar las regulaciones. Un proyecto de ley, proyecto de ley 35, proporciona un poco de alivio a los requisitos de CEQA pero contiene 18 disposiciones separadas que los desarrolladores deben cumplir para poder acelerar el proceso de permisos para el desarrollo residencial.

El único proyecto de que somos conscientes que habría ayudado significativamente el costo de viviendas fue el proyecto de ley 1100, para aumentar la extensión de propietarios de viviendas actual (que proporciona a los propietarios con un escaso de $70 en reducción de impuestos anual) y el crédito de inquilinos. Esta proposición no requerirá ningún nuevo programa de gobierno ni imponer nuevas regulaciones, lo que probablemente explica por que no tenía popularidad en el capitolio. Sin embargo, le pondría dinero en efectivo inmediato a los bolsillos de todo los californianos que tienen que pagar por el techo sobre sus cabezas. Eso es lo que llamamos reducción de impuesto a la clase media.

La clase media de California tiene la opción. Quedarse en California y seguir siendo las piñatas para los progresistas y los intereses especiales o huirse a otros estados.

 

 

Share: