January 29, 2017 Commentary 0 Comments

Impuestos, cargos, y evaluaciones: ¿Que diferencia hace?

Jon Coupal                              29 de Enero del 2017

¿Cual es la diferencia entre el impuesto y cargos? No hay una respuesta fácil y a la clase política le gusta de esa manera. De hecho, preferirían que el público siga siendo confundido de esta manera hasta el punto de apatía.

La clase política, por su puesto, contiene funcionarios electos, burócratas y sus aliados de intereses especiales que son para el capitolio lo que los operadores de información privilegiada son para Wall Street. Trabajando al unísono, su enfoque para aumentar la absorción de los contribuyentes fue mejor delineado por Jean Baptise Colbert, ministro de finanzas de Louis XIV de Francia: El arte de los impuestos consiste en desplumar al ganso que se obtenga la mayor cantidad posible de plumas con la menor cantidad de graznido.

Sin embargo, los contribuyentes no están indefensos porque se han aprobado tres enmiendas constitucionales que definen- y limitan- impuestos y cargos. Estos incluyen la Proposición 13 (1978), Proposición 218 (1996) que también es conocida como el derecho de votar sobre la ley de impuestos, y la Proposición 218 (2010) que proporciona definiciones completas de impuestos y cargos. Las tres enmiendas proporcionan armas efectivas contra un gobierno insaciable en busca de más ingresos.

Sin embargo, para protegerse a sí mismo, los contribuyentes deben estar bien informados, alerta, y listo para proteger sin miedo y ejercer sus derechos.

Por lo tanto, mientras que la mayoría de los contribuyentes no tienen un título de abogado, aquí hay algunos conceptos básicos acerca de la diferencia entre un “impuesto” y una “carga”. Hay muy pocas limitaciones legales sobre “impuestos”. La única manera que un impuesto podría ser inconstitucional es si se deteriora un derecho fundamental (sobre el derecho de votar) o si algún grupo es seleccionado por propósitos discriminatorios. Un cargo es un cobro por algo que consulta un beneficio a el pagador del cargo que no está disponible para aquellos que no pagan el cargo. Un ejemplo clásico es un cargo para entrar en un camping del estado.

Hasta la aprobación de la Proposición 26 en 2010, el legislador podría aprobar los cobros con un voto de mayoría. Pero en 2011, la legislatura aprobó, con un voto de mayoría, una carga de $850,000 a los dueños de casa para cargos de fuegos de $150. La carga no fue acompañada de ningún beneficio o servicio adicional, por lo que claramente es un impuesto que requiere el voto de dos tercios de la legislatura. Esta cuestión está siendo litigado por los contribuyentes, pero es un ejemplo clásico a los cargos deshonestos de los recaudadores de impuestos que están dispuestos a recoger cada vez más dinero de los contribuyentes.  

Por otra parte, la clase política tiene la costumbre de llevar a cabo los impuestos que no son evidentes para el público general. Casi cualquier impuesto sobre las empresas caí en esta categoría. Como Howard Jarvis le gustaba decir, las empresas no pagan impuestos, “nosotros los pagamos.”

Como parte de Obamacare, el gobierno federal impuso un régimen fiscal diseñado para detener los empleadores de ofrecer planes de salud de primera calidad. Los partidarios de el Affordable Care Act incluyen un impuesto del 40 por ciento de los proveedores de lo que se describen como los planes “Cadillac”. Mientras que estos planes desaparecen, los desinformados interpretará que su empleador es responsable, cuando, de hecho es el gobierno.

Aqui, en California, un importante impuesto oculto es cap-and-trade legislación, que no es aprobado con el voto de dos tercios, que obliga a las empresas comprar créditos de carbono. Por supuesto, estos costos se pasan y los conductores sienten el impacto cada vez que se llenan el coche de gasolina, según las estimaciones más conservadoras, 12 centavos adicionales por galón con más aumentos en el horizonte. Sin darse cuenta del impacto de cap-and-trade, muchos automovilistas pueden asumir equivocadamente que el alto costo del gas es enteramente debido a las compañías de petróleo. 

Es por esto que los contribuyentes están siguiendo de cerca un caso que se acaba de ser discutida en la corte de apelaciones en Sacramento, donde los opositores argumentan que los cap-and-trade cargos son un impuesto inconstitucional. Se espera una decisión de la corte dentro de 90 días, pero, a pesar del resultado, el perdedor es probable que apela a la Corte Suprema de California.

Share: